Dra. Isabel Ariza: «Atención Primaria pretende formar a médicos para que estén muy cerca de la gente»

En 2022 y 2023, Ciudad Real fue una de las provincias que se salvó de la falta de vocaciones que afecta a toda España, donde hay un récord de vacantes al concluir las adjudicaciones.

Fuente: La Tribuna de Ciudad Real. Hilario L. Muñoz

Ciudad Real ha sido una de las provincias que se ha librado en los últimos dos años de las vacantes que se vienen sucediendo en las plazas MIR para los médicos de familia. Una situación que comenzó en 2022 cuando hubo casi 200 plazas sin adjudicarse y que llevó a que en 2023 se creara una nueva figura, la adjudicación extraordinaria, en la que tampoco hubo plazas pendientes de adjudicarse ni en Ciudad Real ni en Castilla-La Mancha. En este tercer año de problemas para cubrir todas las plazas de medicina familiar le ha llegado el turno a Ciudad Real y una de cada tres plazas está sin adjudicarse, pendiente de la convocatoria extraordinaria que se conocerá mañana miércoles.

En 2024 hay un récord de plazas sin adjudicarse, 473 plazas en toda España, de las que 459 son de Medicina de Familia y el resto se dividen entre medicina del trabajo y preventiva. En Castilla-La Mancha hay catorce plazas sin adjudicar aún y once, se sitúan en la provincia de Ciudad Real. En concreto hay cuatro plazas de medicina de familia por adjudicar en Alcázar de San Juan, tres en Ciudad Real y tres en Puertollano, el resto de plazas son de medicina preventiva, dos en Albacete, una en Ciudad Real y otra en Talavera de la Reina.

El año pasado, cuando quedaron 202 plazas vacantes de medicina de familia, se adjudicaron en la extraordinaria 71, por lo que es posible que sean menos las plazas vacantes en Ciudad Real. Además, podría haber un segundo llamamiento extraordinario, ya que hasta el 6 de mayo, los MIR no firman su contrato.

Atraer al centro de salud

La vocal de Atención Primaria Rural del Colegio de Médicos de Ciudad Real, Isabel Ariza, indicó que una de las claves de esta situación pasa porque los estudiantes de Medicina conozcan qué es la medicina de familia. «El hecho de no conocer demasiado la especialidad hace que también se elija menos», indicó la vocal, recordando que «lo que no se conoce no se quiere». Además, dijo que es «la especialidad en donde más plazas hay». En este sentido, Ariza señaló que no se elige medicina de familia porque no se puede optar tras el MIR a otra especialidad. Así, explicó que hay estudiantes con buena nota que se decantan por la especialidad.

Para Ariza es clave conocer el trabajo de una especialidad que «pretende formar a médicos para que estén muy cerca de la gente» y que «evalúen a la persona desde todos los puntos de vista, no solo desde el punto de vista físico, sino también, desde el emocional, psicológico, social o familiar». «Todos los que tienen un médico de familia que funciona de esa manera, haciendo una atención integral del paciente, y que además conoce el medio en el que se mueve, sabe que es un médico que al final le resuelve muchísimos problemas». De hecho, la vocal señaló que el 90% de los problemas que se atienden en el centro de salud se resuelven en ese espacio. Hay estudios que indican que «cuando uno tiene un médico de familia que le atiende bien durante al menos 15 años en su vida, disminuye la mortalidad un 25%» o que disminuyen un 30% los ingresos hospitalarios. «Una medicina de familia potente disminuye mucho el gasto sanitario».

Por estos motivos, para Isabel Ariza es clave que la situación se revierta desde un ámbito nacional para que se reduzcan los problemas laborales para hacer más atractiva la medicina de familia. «A algunos estudiantes les gusta, pero ven el panorama laboral y dicen: esto parece que no va a ser tan fácil» y de ahí que no lo pidan. Igualmente, pidió dar a conocer la especialidad, para «enamorar a los estudiantes también». Además se reivindica la reducción de cupos de pacientes o que haya incentivos para los puestos de difícil cobertura, como las zonas rurales. «Hay que hacer una llamada también a las administraciones para que, de alguna manera, se partan la cara por la primaria» y que «hagan saber a la población, todas estas bondades que tenemos y todo lo que hacemos para mejorar la salud de las personas».