CURSO RCP cardipro

 

NOTA DE PRENSA

EL COLEGIO DE MÉDICOS DE CIUDAD REAL

SE CONVIERTE EN UN ESPACIO CARDIOPROTEGIDO

Ciudad Real a 12 de December de 2016

El Colegio de Médicos de Ciudad Real se ha convertido en un espacio cardioprotegido después de que se hayan instalado aparatos desfibriladores en cada una de sus sedes y el personal no sanitario haya recibido la formación correspondiente, un curso de Soporte Vital Básico de diez horas de duración, según la normativa vigente acorde a las últimas recomendaciones internacionales ILCOR, Europeas ERC (European Resuscitation Council), y del Consejo Español de Resucitación Cardiopulmonar, CERCP.

La institución sanitaria contribuye a aumentar la cifra de personas que pueden reconocer una parada cardiorrespiratoria e iniciar las medidas de reanimación, incluido el uso del desfibrilador, hasta que lleguen los servicios de emergencia, y contribuir, de esta forma, a salvar vidas.

Se trata del primer paso de un proyecto más amplio ideado por el Colegio de Médicos para llevar la cardioprotección a toda la ciudadanía puesto que está demostrado que los primeros momentos de actuación ante una parada son determinantes a la hora de contribuir a la salvación del paciente, y esa asistencia inicial es responsabilidad de todos.

Formación

El personal no médico del Colegio de Médicos realizó el Curso de Soporte Vital Básico y Desfibrilación Externa Semiautomática que fue impartido por el Dr. Juan José Lara, médico de Urgencias y Emergencias e instructor de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES). La formación consistió, básicamente, en plantear cómo se realizan las maniobras de Reanimación Cardiopulmonar Básica y el manejo de estos dispositivos con el fin de estar preparados para actuar adecuadamente ante una parada cardíaca hasta que los equipos de urgencia puedan llegar al lugar. Asimismo, las instalaciones colegiales, tanto en Ciudad Real como en Alcázar de San Juan, han sido dotadas de desfibriladores semiautomáticos, unos aparatos de sencillo manejo que pueden significar la salvación para una persona que haya sufrido una parada cardiaca.

Se estima que más de 24.500 españoles sufren un paro cardiaco cada año y de esos casos únicamente un 5% de las víctimas sobrevive, principalmente por ausencia de una atención inicial en el lugar de los hechos y de forma precoz, explica el Dr. Lara. En Castilla-La Mancha se produjeron el año pasado 433 paradas en la calle y de ellas llegaron al hospital un 26%. El Dr. Juan José Lara insiste en la necesidad de activar la cadena de la supervivencia entendida como una serie de acciones que, realizadas correctamente, aumentan las posibilidades de supervivencia tras una parada cardiorrespiratoria. Está formada por los siguientes eslabones, todos igual de importantes: reconocimiento inmediato de la parada y activación del sistema de emergencia a través del 112; reanimación cardiopulmonar precoz; desfibrilación lo antes posible si estuviese indicada; soporte vital avanzado, cuidados post-reanimación.

Foto: Curso RCP + DESA  impartido en la sede del Colegio de Médicos de Ciudad Real